Cristianos

Los cristianos tratan de seguir las enseñanzas de Jesús y aplicarlas en su vida. Se dice que todos estos creyentes forman parte de la Comunión de los Santos. Algunos son capaces de todo por su fe, soportan sufrimientos y persecuciones e incluso se convierten en mártires. la Iglesia declara santos a algunos de estos hombres con vidas excepcionales y son venerados en las iglesias católica y ortodoxa porque se cree que son intermediarios entre los hombres y Dios. El culto comunitario es la esencia de la fe cristiana. Para la mayoría de los cristianos el rito supremo es la representación de la última cena, cuando los apóstoles recibieron el pan y el vino consagrados. En todas las Iglesias, el pan y el vino se identifican con el cuerpo y sangre de Jesucristo, aunque la concepción no es la misma para las diferentes iglesias católica, ortodoxa y protestante.
Muchos cristianos se reúnen con regularidad para rendir culto a Dios, confesar sus pecados y demostrar que son seguidores de Jesucristo. El culto comprende todo tipo de actividades. Leer la Biblia, cantar himnos, canciones y salmos, rezar y oír sermones son aspectos del culto cristiano que se practican en todo el mundo. Estos oficios religiosos difieren mucho en tono y modo, pero la mayoría contiene varios de estos elementos fundamentales. Sin embargo, para los cristianos devotos, el culto no comienza y termina en la iglesia, sino que continúa en la vida diaria. La fe popular es muy importante sobre todo en las iglesias católica y ortodoxas en las que procesiones y peregrinaciones han tenido una gran aceptación a lo largo de la historia. El el mundo occidental la capacidad de abstracción en la fe resulta más difícil para los creyentes y los rituales donde se pueden "tocar" figuras religiosas o festejar algun tiempo religioso han sido mucho más difundidos gracias a su popularidad.
Desde hace cientos de años algunos cristianos han sentido la necesidad de apartarse del resto de la sociedad para vivir en comunidades dedicadas a servir a Dios, denominadas monasterios. Sus habitantes (monjes y monjas) llevan una vida más austera y estricta de lo normal. Hacen votos solemnes de pobreza, castidad y obediencia a Dios, renuncian a los bienes personales y relaciones sexuales y prometen obedecer al superior del monasterio (abad o abadesa) y las normas que lo rigen. La vida monástica ha desempeñado una función muy importante en las iglesias católica y ortodoxa.
La palabra Iglesia significa comunidad de fieles cristianos, pero también templo donde se celebran ritos cristianos. Las iglesias varían mucho, pero la mayoría tiene un espacio principal para la congregación, un coro y un prebisterio o santuario donde se ubica el altar y donde el sacerdote o pastor se prepara para los oficios.