Ritos

Todas las religiones tienen ritos: ceremonias especiales en las que los creyentes se reúnen para practicar su fe. En la vida religiosa, como en la diaria, el rito cumple muchas funciones; por ejemplo, la de satisfacer la necesidad de dar relieve a ciertos hechos importantes de la vida, como el nacimiento y la muerte, de forma colectiva. Hay ritos jubilosos, como las fiestas, y otros solemnes, como los oficios de difuntos, pero todos tienen elementos comunes, como cantos y oraciones que se suman para crear un ambiente de elevación espiritual, propicio para unir a la comunidad en su fe. El culto puede ser una práctica complicada, en el que elementos como la música, el canto y el incienso hacen participar profundamente a los presentes en la oración. Los ritos de culto estrechan los lazos entre el mundo humano y el sagrado, y dan al creyente un medio para alabar a Dios. En muchas religiones se hacen ofrendas a los dioses o a la comunidad de fieles.
Hay ofrendas de dos tipos: donaciones de dinero o alimentos para los necesitados, o regalos hechos directamente a la divinidad para mostrarle veneración. Entre otros existen ritos: De Nacimiento: En el que se les pone nombre a los recién nacidos y se señala su llegada a la comunidad. En la Adolescencia o mayoría de edad: en ellos, los jóvenes participan activamente por primera vez en un oficio religioso. De iniciación: ceremonias propias de algunas sociedades tribales además de algunas religiones, en que los jóvenes varones son "iniciados" en el grupo de los hombres y tras el cual son aptos para ejercer como los adultos. De matrimonio: se celebra en casi todas las sociedades, con anillos que simbolizan la unión de la pareja, un banquete y regalos de una familia. Y fialmente los Fúnebres: dan cauce a la tristeza y el duelo, ayudan a los dolientes a recordar la vida del difunto y proporcionan una vía por la que el alma del difunto viaja al más allá.
El culto puede ser una práctica complicada, en la que elementos como la música, el canto y el incienso hacen participar profundamente a los presentes en la oración. Los ritos de culto estrechan los lazos entre el mundo humano y el sagrado, y dan al creyente un medio para alabar a Dios. Entre los elementos del culto podemos destacar
El Canto: los himnos y los cánticos son usados para expresar ideas religiosas y alabar a Dios.
La Danza : Puede usarse para concentrar el cuerpo y la mente o definir el espacio sagrado en el que se celebra un rito.
La lecturas: los textos sagrados recuerdan al creyente la palabra de Dios y de los profetas.
Oración: forma de comunicación directa con Dios.
Meditación: mediante la cual el creyente fija la atención en un ámbito superior.